A propósito de Ennio Morricone

A propósito de Ennio Morricone

La muerte del maestro

muerte ennio morricone

Ennio Morricone

A lo largo de la historia, ha habido innumerables genios a los que su obra, ni siquiera se le ha reconocido, estando ellos con vida. William Shakespeare, probablemente la figura literaria más grande que ha existido, no gozó de reconocimiento por parte de la sociedad británica, hasta pasados 80 años de su muerte. Franz Shubert, uno de los mayores compositores de la historia de la música, no obtuvo ningún tipo de reconocimiento hasta después de su muerte. Vincent van Gogh, el fabuloso pintor holandés, vendió un único cuadro estando en vida. La lista sigue y sigue, genios que no pudieron gozar del reconocimiento que se merecían, por su extraordinaria contribución al mundo del arte.

Saco esto a colación, porque esta mañana al enterarme de la triste noticia de la muerte del maestro, me ha venido esto a la cabeza. No es que la obra de Ennio Morricone haya pasado por alto, pero desgraciadamente no se ha sabido valorarla debidamente. Un hombre que ha trabajado con todo tipo de directores, en obras a cada cual más distinta, la una de la otra.

Para el amplio público, Morricone es reconocido por los famosos Spaghetti Westerns que tanto se pusieron de moda en Europa, en la década de los 60. Pero la vasta obra de Ennio Morricone, abarca mucho más que sus composiciones del lejano oeste. Trabajó con directores de la talla de Paolo Pasolini, Pedro Almodovar o Quentin Tarantino.

Me molesta cuando la gente piensa en mí como un compositor de westerns. Son solo un porcentaje relativamente pequeño de la música que he escrito.

Ennio Morricone

El maestro nos regaló a los amantes del cine bandas sonoras inolvidables, que forman parte del imaginario cinéfilo colectivo de varias generaciones. Obras como Cinema Paradiso (1988) de Giuseppe Tornatore o La misión (1986) de Roland Joffé, no hubieran sido las mismas, si no hubieran estado acompañadas musicalmente por el maestro. Volviendo a la cuestión del principio del artículo, da la sensación que tras más de 50 años de profesión, y después de haber trabajado en 400 películas, el mundo del cine no ha sabido valorarle con justicia.

Si es cierto que recibió por fin el reconocimiento de la academia, al galardonarle con el Oscar a Mejor Banda Sonora por la cinta Los odiosos ocho (2015), en la ceremonia de los Oscar de 2016. También es cierto, que tras años de ser ninguneado por Hollywood, recibió el Oscar Honorifico en 2006. Sin embargo, si haces balance de tantos años de profesión, como los que llevaba en sus espaldas el maestro italiano, es fácil llegar a la conclusión de que fuera de Europa no fue debidamente valorado. Nadie mejor que Quentin Tarantino, reflejó durante su discurso de agradecimiento de los Globos de Oro de 2016, su desacuerdo ante tal desfachatez hacia la obra de Morricone.

11 bandas sonoras de Ennio Morricone

Ennio Morricone, quien a lo que a mí respecta, es mi compositor favorito. Cuando digo compositor favorito, no estoy refiriéndome a compositor de bandas sonoras. Estoy hablando de gente como Mozart, Beethoven o Schubert, y Ennio Morricone nunca ha ganado ningún galardón, por ninguno de sus diferentes trabajos cinematográficos. En Italia si se le ha reconocido, pero no en Estados Unidos. Puedo decir con orgullo, que he dirigido la película que el gran Ennio Morricone, a sus 87 años de edad, compuso una banda sonora original para ella, y que por ella ganó un globo de oro.

Quentin Tarantino

Sin embargo, creo que hace falta preguntarse una cuestión. ¿Qué es lo que forja el legado de un artista? ¿Son realmente tan importantes los galardones en la carrera de una artista? Este humilde servidor considera que no. Un artista vence a la muerte a través de su obra, y ese legado que deja, lo disfrutan las generaciones venideras. Ennio Morricone, no necesitó de un Oscar para poder ser considerado uno de los mayores genios que ha existido en el séptimo arte. Recuerdo levantarme esa madrugada de 2016, para ver la ceremonia en la que le otorgaron su primer Oscar. Todo el mundo hablaba de la eterna espera de Leonardo DiCaprio para conseguir su Oscar, probablemente Morricone lo encontró gracioso. Cuando Ennio Morricone subió al escenario para recoger la maldita estatuilla, no señaló a nadie por tan larga espera, todo lo contrario. Una de las grandes virtudes de este hombre, es que siempre ha mantenido un nivel alto de profesionalidad y exigencia, y nunca ha puesto excusas respecto a su trabajo.

En este día tan triste para el cine, me viene a la cabeza una frase que escuché decir a alguien, cuando Morriconne gano su Oscar. “Los Oscars no han premiado a Ennio Morricone, los Oscars han sido premiados con su presencia”. Que gran verdad, que hoy desgraciadamente cobra más fuerza que nunca.

Un genio nos ha dejado hoy, a la edad de 91 años. Resulta emotivo de leer, su carta de despedida. Como hasta el final de sus días se mantuvo en alto y lleno de gratitud. Maestro, hayá donde te encuentres, espero que sigas hablándonos de nuestros sentimientos más profundos, a través de dulces melodías.

Descanse en Paz, Maestro

Por Dani Jiménez

Deja un comentario