De la época del destape al cine actual

De la censura sexual absoluta, a la venta de una vagina artificial en cualquier tienda. Así es como ha evolucionado el erotismo en España. 

Los bingueros’ (Mariano Ozores, 1979) estará disponible por primera vez en Blu-ray el 20 de diciembre de 2021. La comedia, protagonizada por Andrés Pajares y Fernando Esteso, es el máximo exponente de la época del destape. Tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, España vivió un despertar sexual en el cine. La censura cinematográfica, que fue abolida en 1977, había vetado cerca de 6.000 películas a lo largo de 40 años, al considerarlas inmorales. La liberación sexual del país provocó la aparición de escenas eróticas en el cine español.

Mujeres protagonistas de la época del destape

En la época de destape, cualquier argumento era susceptible de contener escenas de desnudos, principalmente protagonizadas por actrices como María José Cantudo, considerada el mayor icono del destape porque fue la primera actriz en desnudarse completamente en una película, Bárbara Rey, Victoria Vera o Nadiuska. 

Pilar Miró, reconocida directora de cine, teatro y televisión española, fue nombrada directora general de Cinematografía en 1982. Un año más tarde, la madrileña puso en marcha la llamada Ley Miró, que buscaba recuperar la calidad frente a la cantidad, principalmente para superar fenómenos como el cine de destape. La Dirección General de Cinematografía retiró la calificación “S” y las películas susceptibles de ser catalogadas como tales fueron clasificadas como “X” (pornografía), por lo que tenían que ser exhibidas en las salas especiales dedicadas al cine pornográfico. Todo ello con el objetivo de elevar el nivel artístico del cine español. Este cambio, unido al aburrimiento de los espectadores, acabó con el cine de destape en España.

El puritanismo en el cine actual

Hoy en día, los espectadores pueden encontrar menos escenas de sexo en las películas principales que en cualquier momento de los últimos 50 años, según una investigación realizada en 2019 por la directora de Black List, Kate Hagen. Este estudio, que utiliza la base de datos de IMDB, señala que sólo el 1,21% de los 148.012 largometrajes estrenados desde 2010 contienen representaciones de sexo. Unos datos que contrastan con el despertar sexual de muchos países, especialmente cuando se trata de la sexualidad femenina. Sin ir más lejos, el uso de juguetes sexuales se ha disparados en los últimos años, ya que cualquier persona puede encontrar un masturbador anal o un dildo realista en las diferentes tiendas eróticas online. 

‘Instinto básico’ (Paul Verhoeven, 1992) fue un filme que rompió algunos límites cuando se trataba de representar el sexo en una película convencional. Verhoeven fue uno de los directores que definió el thriller erótico en los años 90. Este verano, antes del estreno de su película ‘Benedetta’ en el Festival de Cine de Cannes, el veterano cineasta reconoció en una entrevista que ha habido un cambio general hacia el puritanismo en los últimos años, principalmente en Hollywood. “Creo que hay un malentendido sobre la sexualidad en los Estados Unidos. La sexualidad es el elemento más esencial de la naturaleza. Siempre me sorprende que la gente se sorprenda por el sexo en las películas”, afirmó. 

El interrogatorio de Sharon Stone en ‘Instinto básico’ es una de las escenas eróticas más icónicas de la historia del cine. Catherine Tramell (Stone), sospechosa de asesinar a una estrella del rock, es interrogada por el detective Nick Curran (Michael Douglas). La bella mujer usa su encanto para seducir a todos los policías presentes en la sala de interrogatorios. El momento cumbre llega cuando la mujer hace un cruce de piernas muy sugerente, revelando que no está usando ropa interior. Una escena impactante tanto para los policías como para millones de espectadores.

Deja un comentario