¿Qué es el cine negro?: definición, historia y características

El cine negro o film noir es un género cinematográfico que narra sucesos relacionados con gánsteres y detectives poco corrientes que tratan de resolver crímenes que a menudo eran el reflejo de la sociedad de los años 40 y 50.

El cine negro se asocia con un estilo visual donde la presencia de sombras y el claroscuro tienen mucha importancia ya que ayuda a crear la atmósfera precisa para darle profundidad y dramatismo a la historia a contar. Este género estuvo muy influenciado por el expresionismo alemán. 

En este artículo vamos a dar una definición más completa de qué es el cine negro. Dando un recorrido por la historia del término. Desde sus inicios, pasando por el neo-noir hasta la actualidad, sus influencias y las características más importantes.

Historia del cine negro

cine negro halcón maltés 1941
Halcón Maltés (1941), de John Huston

Orígenes

El origen del término cine negro proviene de una colección de novelas policíacas y de novela negra publicada por la editorial GallimardLos críticos de cine franceses, en concreto el crítico Nino Frank, se inspiraron en esa colección de novelas para referirse a un tipo de cine con un aspecto visual y trasfondo mediático, muy similares a los de este tipo de novelas.

Ya a principios de los 30 se vaticinaba un cambio de rumbo en las producciones hollywoodienses. Comenzaron a surgir films sobre gánsteres y crimen urbano ambientados en la era de la Gran Depresión, junto con las populares películas de terror. Pero, a diferencia de las películas de terror, el cine negro fue uno de los pocos géneros comerciales en los que la realidad cotidiana, la de los sucesos del día a día, estaba presente.

¿Por qué se colaba la realidad en este cine?  ¡Vamos a ello!

Estamos en los años 30, una época de grandes crisis, totalitarismos, exclusión social, corrupción… Entonces, el cine americano comienza a sacar sus tramas y argumentos de las novelas populares y de las páginas de sucesos

Con esta estrategia de cambio de temáticas, se buscaba hacer un retrato visual del mundo norteamericano, reflejar la progresiva confusión de las actitudes culturales durante y después de la guerra. Documentar la creciente desilusión con respecto a ciertos valores tradicionales norteamericanos en relación a complejos y contradictorios desarrollos sociales, políticos, científicos y económicos.

Como antecedentes a la creación del estilo del cine negro tenemos las películas de Michael Curtiz, Veinte mil años en Sing Sing (1932) y Private Detective 62 (1933). A pesar de que se considera que el cine negro se inicia a partir de 1940, ya en la década anterior se dieron indicios de este tipo de cine que bebe directamente del expresionismo alemán, al igual que hicieron los films de terror de la Universal Pictures como Drácula (1931) o La momia (1932).

Cine negro: expresionismo alemán

Rasgos estilísticos del expresionismo alemán. Intriga Extranjera (1956), de Sheldon Reynolds

Paralelamente, en Alemania impera un estilo del que el cine negro tomará prestado gran parte de su ambientación: el estilo del cine del expresionismo alemán. El expresionismo tiene su punto distintivo en la deformación de la realidad mediante la visión personal que los directores tenían de sus preocupaciones.

Con ello se pretendía expresar de una forma más subjetiva la naturaleza del ser humano, dando preponderancia a la expresión de los sentimientos más que a la descripción objetiva de la realidad. 

Algunas de estas preocupaciones se plasmaban en críticas al materialismo dominante en la sociedad de la época, a la vida urbana y en visiones apocalípticas sobre el colapso de la civilización, a veces cargadas de contenido político revolucionario. Un claro ejemplo del expresionismo alemán es Metrópolis (1927) de Fritz Lang.

La influencia del expresionismo alemán en el cine negro fue debida especialmente al número de directores alemanes que dejaron Europa y se dirigieron a Estados Unidos. Directores como Ernst Lubitsch, F. W. Murnau, Fritz Lang, Billy Wilder, Douglas Sirk y E. A. Dupont, junto con innumerables técnicos, guionistas y actores.

Periodo clásico del cine negro

Durante la década de 1940, se fue desarrollando en Hollywood una serie de películas que reunían una misma marca diferencial: lo sombrío tanto de su estilo visual como de su temática. Este nuevo género fue en sí mismo un sistema que no estaba asociado a ningún género o fórmula narrativa anterior. Fue más bien un estilo cinematográfico nuevo y ligado directamente al periodo histórico en el que surgió. 

Generalmente estas películas eran visualmente más oscuras y su ambientación más abstracta que la mayor parte de los films de Hollywood. Además, temáticamente eran mucho más pesimistas y dramáticas en su presentación de la vida cotidiana.

La diferencia entre el cine negro y otros géneros como el cine de gánsteres o el cine policial es a veces muy sutil. La principal diferencia estriba en que las películas caracterizadas como de cine negro giran en torno a hechos delictivos y criminales con un fuerte contenido expresivo y una característica estilización visual.

pacto de sangre cine negro

Perdición (Pacto de sangre, en Latinoamérica) (1944), de Billy Wilder

Por lo tanto, se consideran las décadas de 1940 y 1950 como el periodo clásico del cine negro estadounidense. Sobre la primera película considerada plenamente dentro del género hay mucha controversia. Para algunos estudiosos, la primera película que se establece totalmente dentro del género fue El halcón maltés (1941) de John Huston, con Humphrey Bogart como protagonista. Aunque recientemente, se está considerando como primera del género El desconocido del tercer piso (1940), dirigida por Boris Ingster. 

Otras películas destacadas de la época son El sueño eterno (1946) de Howard Hawks, La jungla de asfalto (1950) de John Huston o Atraco perfecto (1956) de Stanley Kubrick. En todos estos films se muestra cómo todos los estratos sociales (políticos, empresarios, policías, gente corriente…) cometen actos ilegales y violentos, subrayando con ello el mensaje de la universalidad. En consecuencia, todas estas películas lanzan una crítica a la sociedad, y de forma especial a la fragilidad con que los individuos se corrompen, son sobornados o se convierten en criminales.

Los sobornados (1953) de Fritz Lang, Sed de mal (1958) de Orson Welles, Perdición (1944) de Billy Wilder, Laura (1944) de Otto Preminger, La mujer del cuadro (1944) de Fritz Lang o El cartero siempre llama dos veces (1946) de Tay Garnett dan ejemplo de la gran proliferación de buenas películas de este género en su época dorada.

Famoso plano secuencia en Sed de mal (1958), Orson Welles

Años 60 hasta la actualidad: cine neo-noir

Llamamos neo-noir a las películas que siguieron los pasos del cine negro y suponen una evolución dentro del género. La principal característica es que tratan temas con contenidos actuales, y estéticamente se observan ciertos elementos que no estaban presentes en las décadas de 1940 y 1950.

La primera película importante en trabajar este cambio desde el cine negro al neo-noir fue Al final de la escapada (1960) con título original À bout de souffle, del director francés Jean-Luc GodardEn Estados Unidos, Acosado (1965) de Arthur Penn y A quemarropa (1967) de John Boorman serían las primeras películas dentro de este nuevo rumbo que tomaría el género.

Aunque los films más representativos de esta nueva tendencia serían Chinatown (1974) del director Roman Polanski y Taxi Driver (1976) del director Martin Scorsese y el guionista Paul Schrader. 

Actualmente el género del cine negro (neo-noir) se entremezcla con otros como el cine de gánsteres, el terror o incluso el mundo del cómic. Los hermanos Joel y Ethan Coen tienen un estilo cinematográfico muy influenciado por el cine negro clásico y suyas son películas como Sangre fácil (1984) y Fargo (1996), que han sido consideradas por muchos críticos como grandes clásicos dentro del neo-noir.

Taxi driver cine negro

Taxi Driver (1976), de Martin Scorsese 

Los Coen son expertos también en crear hibridaciones del cine negro con otros géneros como el de cine de gánsteres en Muerte entre las flores (1990), o fusionarlo con la comedia en El gran Lebowski (1998). Otro director que ha sabido mezclar el cine negro con otros géneros ha sido David Lynch, concretamente con el cine de terror en Carretera perdida (1997)

Y para ver la hibridación del neo-noir con el cómic tenemos que irnos al año 2005 con el estreno de Sin City (2005), dirigida por Robert Rodriguez en blanco y negro con toques de color. Película basada en una serie de cómics creados por Frank Miller.

Características del cine negro

Características:

– Narración fragmentaria.

– Legalidad y moral no coinciden.

– Espacios urbanos y suburbiales.

– Diálogos cortantes, secos y cínicos.

– Estética expresionista de las imágenes.

– Violencia y amenaza de muerte como determinante en las tramas

Escena de los espejos de La Dama de Shangai (1947), de Orson Welles

– Finales desencantados y trágicos (no happy ending).

– Densidad narrativa: historias complejas y suelen haber varias a la vez que se entremezclan.

– Influencia del contexto social.

– Amoralidad del género: relativismo y escepticismo ético.

– Historias contemporáneas reflejo de los argumentos.

Dualidades en el Cine Negro:

– Luces/sombra (en la fotografía).

– Objetividad/subjetividad (en el punto de vista de las narraciones).

– Verdugos/Víctimas (en los personajes).

– Culpabilidad/inocencia, moralidad/legalidad (en la ética).

– Ciudad/Campo (en los espacios).

– Pobreza/riqueza (en las biografías).

 Sus temáticas son:

– El Mal.

– La muerte.

– El amor trágico.

– Corrupción en las instituciones.

– Pobreza y exclusión social.

– Racismo hacia negros, asiáticos, judíos, hispanos e italianos.

La femme fatale

En el cine negro las actrices dejan de asumir papeles en los que interpretan a la típica chica sumisa y desprotegida, y pasan a ser: la femme fatale o mujer fatal. Esta mujer fatal se caracterizaba por ser una seductora descarada que presiona al héroe, y cuyos motivos y lealtad no van en consonancia con los que persigue el protagonista principal. O se duda de su buena voluntad durante muchas partes del film.

La femme fatale tenía frecuentemente roles principales y representaba la figura de la mujer manipuladora, que podía traicionar o, en otros casos, maniatar al líder masculino. Muchas de las actrices de Hollywood de los años 30, 40 y 50 alcanzaron sus mayores éxitos interpretando este tipo de personaje: Lauren Bacall, Gloria Grahame, Rita Hayworth, Ava Gardner, Joan Crawford y Barbara Stanwyck.

El estilo visual del cine negro

Se emplea un lenguaje metafórico donde las escenas se caracterizan por una iluminación tenebrosa en claroscuro. La mayoría de las escenas se desarrollan en localizaciones urbanas durante la noche y con mucha humedad en el ambiente, donde también es usual la presencia de humo. Se utilizaba este tipo de ambientación debido al uso de las sombras para exaltar la psicología de los personajes.

 

La influencia de Ciudadano Kane

ciudadano kane cine negro

Ciudadano Kane (1941), de Orson Welles 

Entre las películas que no se consideran cine negro, la que mayor influencia tuvo en el desarrollo del género fue Ciudadano Kane (1941), dirigida por Orson Welles. Su complejidad visual y su compleja estructura narrativa de voz en off se repiten en docenas de clásicos del cine negro.

Características en Ciudadano Kane

  • La mayoría de las escenas son durante la noche.
  • Numerosos planos con líneas oblicuas y verticales.
  • Especial énfasis lumínico.
  • Se prefiere la tensión compositiva a la acción fílmica.
  • Hay un apego casi freudiano al agua (como así también a los espejos, ventanas y otras superficies reflectantes).
  • Hay una atracción hacia la narración romántica.
  • El complejo orden cronológico refuerza los temas de la desesperación y el tiempo perdido.

Corrección ortotipográfica: Óliver Mayorga