Alfred Hitchcock: biofilmografía, características y películas

Creo que no hay que dar motivos por los cuales hay que dedicar un artículo entero a la figura de Alfred Hitchcock. Puedes amar u odiar sus películas, pero es difícil que te deje indiferente su estilo cinematográfico. Pocos son los directores que han llegado a ser tan influyentes como lo llegó a ser Hitchcock; un cineasta, que rompió moldes más allá del género del suspense. Cineastas tan distintos como lo fueron Ingmar Bergman o François Truffaut, se vieron influenciados por la forma de hacer cine de este maestro del suspense. 

Alfred Hitchcock dominaba el lenguaje cinematográfico porque venía del cine mudo europeo. Esa noción del lenguaje cinematográfico, haría de Hitchcock uno de los baluartes del Hollywood de la famosa época dorada. Gracias al famoso libro de Truffaut, la figura de Hitchcock empezó a ser más reconocida en el ámbito más intelectual de la industria. Hoy en día, Hitchcock es un mito del cine que ha marcado a toda clase de cineastas de todos los géneros imaginables. 

El mundo del cine estará siempre en deuda con este grandioso cineasta, por elevar la cinematografía a niveles nunca antes alcanzados hasta la fecha. Por lo tanto, no podemos pensar en el cine contemporáneo sin su eterna figura, como nos pasa con otros genios de este arte; llámese Ingmar Bergman, Federico Fellini, John Ford…

alfred hitchcock películas y características
Alfred Hitchcock

Biofilmografía

Lugar de nacimiento en Leytonstone (Londres)

Alfred Joseph Hitchcock nació en Londres (Reino Unido) el 13 de agosto de 1899, donde fue criado bajo el yugo de unos padres estrictos y conservadores. Describió su infancia como solitaria y en la que constantemente sufría toda clase de vejaciones, en parte debido a su obesidad. Una vez dijo que su padre lo envió a la estación de la  policía local de Londres con una nota en la que le pedía al oficial que lo encerrara durante 10 minutos como castigo por portarse mal. 

También comentó que su madre lo obligaba a permanecer de pie a los pies de su cama durante varias horas como castigo, un suceso de su vida, que luego le inspiraría para una escena de Psicosis (1960). Esta idea de ser tratado con dureza o acusado injustamente, se reflejaría más tarde en sus películas como director. 

Hitchcock asistió a una escuela católica llamada St. Ignatius College antes de ir a la Universidad de Londres, donde cursaría un programa de arte. Tras finalizar sus estudios, obtuvo un trabajo como dibujante y diseñador publicitario para la compañía Henley’s

Fue mientras trabajaba en Henley’s cuando comenzó a escribir, enviando artículos cortos con el ánimo de que fueran publicados. Estas primeras publicaciones de Hitchcock, narraban historias retorcidas con finales totalmente inesperados; algo de lo que posteriormente haría arte con ello. En 1920, Hitchcock ingresó en la industria cinematográfica con un puesto a tiempo completo en Famous Players-Lasky Company diseñando tarjetas de títulos para películas mudas. A los pocos años, estaba trabajando como asistente de dirección y labrándose una prometedora carrera dentro del medio cinematográfico. 

A mediados de la década de 1920 viajó a Alemania, donde aprendió muchas de las técnicas expresionistas emergentes utilizadas en el cine del expresionismo alemán. Después de algunas películas tempranas con las cuales experimentó con el medio, obtuvo su primer éxito comercial y de crítica con El enemigo de las rubias (1927).

A mediados de la década de 1930, Hitchcock estaba consagrándose como uno de los principales directores de Reino Unido. Varias películas que realizó resultaron ser un gran éxito, como 39 Escalones (1935), Sabotaje (1936) o Alarma en el expreso (1938). Hitchcock demostró ser un maestro creando tensión y tramas trepidantes; no arrinconaba a su audiencia de manera forzosa, sino que creaba escenas de tensión dramática que se plasmaban de manera fluida en la pantalla. 

Hitchcock fue pionero en el uso de los fondos artísticos en sus películas, ya sean monumentos famosos de una ciudad o la naturaleza salvaje de un lugar inhóspito. El éxito apabullante de Hitchcock en Inglaterra hizo que David Selznick (productor de Hollywood) se interesara en él. 

En 1939, Hitchcock se mudó a California con su mujer donde comenzó a trabajar en su primera película para Hollywood. Dicha película sería nada más ni nada menos Rebeca (1940); película que ganaría el Oscar a Mejor Película ese año. El director británico no estaba particularmente enamorado de Estados Unidos, pero sí disfrutaba de los mayores recursos disponibles con los que disponían los estudios estadounidenses, a diferencia de los estudios de cine británicos. Hacia finales de la Segunda Guerra Mundial regresó a Inglaterra, donde produjo dos películas en francés para las fuerzas de liberación francesas.

En 1945 también trabajó como editor de cine para un documental sobre los campos de concentración que fueron liberados por las tropas británicas. Después de la guerra, Hitchcock regresó a Estados Unidos, donde reanudó su larga y exitosa carrera cinematográfica estadounidense. En particular, disfrutó desarrollando su talento para crear películas psicológicamente intrigantes. La década de los 50 fue la época dorada de Hitchcock, donde realizaría sus obras más celebres como director: La ventana indiscreta (1954), Vértigo (1958), Con la muerte en los talones (1959) y Psicosis (1960).

Psicosis fue la película más conocida y rentable de Hitchcock. Rompió récords de taquilla cuando los espectadores acudieron en masa para ver esta nueva película pionera en el género de terror. Hitchcock también tuvo una andadura dentro de la televisión. Condujo una serie de televisión llamada Alfred Hitchcock Presenta de 1955 a 1965; su papel destacado como anfitrión del programa lo ayudó a convertirse en uno de los directores de cine y celebridades de los medios más reconocidos del momento. Durante las siguientes dos décadas, sus producción cinematográfica fue menos prolífica, ya que la vejez y la mala salud limitaron su ritmo de trabajo. No obstante, continuó produciendo largometrajes hasta su muerte. Hitchcock murió de insuficiencia renal el 29 de abril de 1980, mientras se encontraba en su casa de Bel Air en Los Ángeles.

Alfred Hitchcock presenta (1985)

Estilo y características de Alfred Hitchcock

Un narrador visual

Al haber empezado su carrera como director en el periodo del cine mudo y tener como grandes referentes a los creadores de aquella época, Hitchcock fue durante toda su carrera un creador puramente cinematográfico

Las imágenes mudas eran la forma más pura de cine 

Alfred Hitchcock 

Las limitaciones de la forma muda,  llevaron a los cineastas a desarrollar un lenguaje visual que les permitiera decir con imágenes, lo que no podían decir mediante el diálogo o el sonido. Cuando llegó el sonido en 1927 (más tarde en Europa), este lenguaje cinematográfico se había vuelto tan sofisticado que algunos consideraron que el sonido era casi innecesario. Otros, incluido Hitchcock, sintieron que la llegada del sonido significaba que algo perdía el cine con ello

Los directores ya no se vieron obligados a contar una historia utilizando solo imágenes y, como resultado, la narrativa distintivamente visual del cine sufrió. De esto ya hablamos en el  artículo dedicado a la Época Dorada de Hollywood, siendo Hitchcock uno de las personalidades que más se pronunció sobre el daño que había hecho el sonido al séptimo arte. A lo largo de su carrera, el maestro del suspense siguió creyendo en el cine como medio visual. Para él, el diálogo y el sonido deben ser secundarios a la imagen al contar la historia que pretendes mostrar. 

Esto no quiere decir que no le interesaran los diálogos: trabajó con muchos buenos guionistas y muchas de sus películas tienen secuencias de diálogos excelentes. Pero es cierto que cuando pensamos en Hitchcock tendemos a recordar imágenes puramente visuales e impactantes, más que grandes líneas de dialogo; es por ello que Alfred Hitchcock es uno de los directores más influyentes y que más hizo por el cine.

Inicio de La ventana indiscreta (1954)

El MacGuffin

A Hitchcock le gustaba denominar “MacGuffin”, al misterioso objeto que introducía dentro de sus películas, que provocaba que la trama pusiese  en marcha toda la cadena de acontecimientos

El MacGuffin es siempre particular, a menudo llegando al punto de la absurdez, mientras que la motivación del héroe es universal. 

Algunos de los personajes pueden preocuparse por el MacGuffin, pero la audiencia no llega a importarle demasiado. En su entrevista de 1962 con François Truffaut, Hitchcock lo explicaba de manera muy clara: 

Lo principal que he aprendido a lo largo de los años es que el MacGuffin no es nada. Estoy convencido de esto, pero me resulta muy difícil demostrárselo a los demás. Mi mejor MacGuffin y con eso me refiero al más vacío, al más inexistente y al más absurdo, es el que usamos en Con la muerte en los talones (1959). La película trata sobre el espionaje  y la única pregunta que surge en la historia es averiguar qué buscan los espías y que quieren del personaje de Cary Grant.

Bueno, durante la escena en el aeropuerto de Chicago, un hombre de la CIA le explica toda la situación a Cary Grant, y este refiriéndose al personaje de James Mason, pregunta “¿Qué hace?” El hombre de contrainteligencia responde «Digamos que es un importador y exportador». «¿Pero qué vende?» «¡Oh, solo secretos del gobierno!» es la respuesta. Aquí, como ve, el MacGuffin se ha reducido a su expresión más pura: ¡nada en absoluto!

Alfred Hitchcock, El cine según Hitchcock

Por lo tanto, más allá de la introducción del MacGuffin en sus historias, las películas  de Alfred Hitchcock siempre tratan de algo más. Por ejemplo en Los 39 escalones (1935), el MacGuffin resulta ser el codiciado plan de un motor de avión avanzado, almacenado en la mente de un intérprete de vodevil. Pero en realidad, la película trata sobre la lucha desesperada de un hombre acusado injustamente por resolver un misterio, para poder limpiar su nombre y vivir en paz consigo mismo.

¿Qué es un Mcguffin? Explicación

Lenguaje no verbal

Hitchcock entendió como pocos otros cineastas lo han hecho, que el atractivo del cine es la forma en que nos permite trasladar a la pantalla nuestra propia realidad, con el fin de satisfacer nuestra curiosidad por la vida que nos rodea. Sus películas con frecuencia se refieren al acto de mirar, a menudo de una manera obsesiva o malsana; el ejemplo más claro lo tenemos en La ventana indiscreta (1954) donde el personaje de James Stewart espía de una manera un tanto obsesiva, la vida cotidiana de sus vecinos. 

Esta cualidad tan predominante en el cine de Hitchcock, le ha dado la fama de ser un cineasta “voyeur”; de acercarse a aquellas situaciones retorcidas, a las que en la vida real nos aterraría echarles un ojo. Por tanto, podemos decir que Hitchcock era un narrador visual excepcional, que prefería usar imágenes en lugar de diálogos para transmitir emociones y crear estados de ánimo en sus diferentes trabajos cinematográficos. Está claro que Hitchcock apreciaba mucho el trabajo de los primeros cineastas soviéticos, incluidos Sergei Eisenstein, Lev Kuleshov, Dziga Vertov y Vsevolod Pudovkin, debido a la forma en que construían sus películas visualmente.

Manejo del suspense

Hitchcock hizo del suspense un arte en sí mismo, al mantener continuamente a su público al borde de sus asientos, esperando pacientemente el momento óptimo para abrir la cortina y revelar qué cosa terrible estaba esperando al otro lado. 

Una buena forma de crear esa anticipación es dejar que tu audiencia se entere de algo que tu protagonista no sabe y eso es una apreciación, que Hitchcock sabía cómo ningún otro cineasta: 

No hay terror en el bang, solo en la anticipación del mismo

Aunque fue durante su etapa en Hollywood cuando Hitchcock se ganó el nombre de “Maestro del Suspense”, comenzó a experimentar con diferentes formas de generar tensión cinematográfica desde muy temprano en su carrera. En su famosa conversación con François Truffaut, Hitchcock citó una escena de Sabotaje (1936). En esta película, un niño llamado Stevie está entregando un paquete en nombre de su padrastro. Sin que él lo supiera, el paquete contiene una bomba, que iba a detonar en un determinado momento. 

A medida que Stevie llega con cada vez más retraso, crece nuestra ansiedad de que no podrá entregarlo a tiempo. Estamos tensos porque sabemos algo que el personaje no sabe: qué hay en el paquete y cuándo debe detonar. En caso de que lo olvidemos, Hitchcock nos recuerda interponiendo una serie de planos de relojes y del contenido del paquete. Además de ello, el cineasta hizo uso de un continuo tictac en la banda sonora de dicho film.

Proyectar los miedos del ser humano

Las películas de Hitchcock son recurrentemente proyecciones de sueños o pesadillas del autor que evocan constantemente miedos infantiles y traumas comúnmente reprimidos. Los miedos y personajes no eran afines al terror estándar de las películas de serie B. 

Hitchcock entendió que estamos más aterrorizados cuando entendemos que el mal no acecha detrás de una puerta, sino que está constantemente ahí, a nuestro alrededor, mirándonos. 

“La única forma de deshacerme de mis miedos es hacer películas sobre ellos” 

Alfred Hitchcock películas

El miedo más aterrador por tanto, es ese que sabemos de su existencia pero que desconocemos de su naturaleza. Un miedo que no necesita de situaciones paranormales, para poner al espectador los pelos de punta y tenerles en vilo durante todo un largometraje. Como muchos artistas, Hitchcock se nutría de aquello que lo atormentaba, porque entendía que no hay nada que puedas proyectar mejor, que aquello que lo vives en cuerpo y alma durante todos tus días de existencia. Se puede decir que Hitchcock prefirió dedicarse al mundo del cine, en vez de asistir a terapia; gracias a Dios, que optó por la primera de las opciones.

Todas las películas de Alfred Hitchcock

Como es imposible hablar de cada una de las películas de Hitchcock en un solo artículo, lo que vamos hacer es hacer una selección de las que consideramos, las películas más importantes y más relevantes de su filmografía y más abajo incluimos todas sus películas a modo de lista filmográfica. Probablemente no haga falta ni decirlo, ya que es un libro muy conocido, pero si queréis un análisis más en profundidad de toda la filmografía de Hitchcock, os recomendamos encarecidamente leer El cine según Hitchcock.

Recuerda (1945)

No es una de las películas más recordadas del director británico, pero sin duda hay que reconocerla y destacarla, como uno de sus mejores trabajos. En esta ocasión, Hitchcock hace una película que gira en torno al psicoanálisis y los traumas del pasado. Con una dupla estelar, como lo eran Ingrid Bergman y Gregory Peck, la película es una historia de amor atípica, tormentosa y delirante que hace las delicias de todo cinéfilo. 

Con un montaje impresionante y un diseño artístico llevado a cabo ni más ni menos por Salvador Dalí, Recuerda (1945) es una de las películas más rompedoras de la carrera de Alfred Hitchcock. Así hablaba Hitchcock del proceso creativo de esta cinta: 

Cuando llegamos a las secuencias oníricas mi intención era romper totalmente con la tradición de los sueños en el cine, que son casi siempre brumosos y confusos, con la pantalla que tiembla etc. Pedí a Selznick que se asegurara la colaboración de Salvador Dalí. Selznick aceptó pero estoy seguro de que pensó que yo quería que trabajara Dalí por la publicidad que nos haría”.

«Cuando llegamos a las secuencias oníricas mi intención era romper totalmente con la tradición de los sueños en el cine, que son casi siempre brumosos y confusos, con la pantalla que tiembla etc. Pedí a Selznick que se asegurara la colaboración de Salvador Dalí. Selznick aceptó pero estoy seguro de que pensó que yo quería que trabajara Dalí por la publicidad que nos haría”.

Escena de Recuerda (1945)

La ventana indiscreta (1953)

La película en la que Hitchcock exprimió su voyerismo, teniendo como protagonista al gran James Stewart. La ventana indiscreta (1953), gira en torno a un reportero llamado Jeff, que se ve obligado a guardar reposo en su apartamento tras sufrir un accidente en una pierna. Un film audaz e inquietante, que nos sumerge en los ojos de este hombre invalido. Hitchcock juega con la morbosidad y la curiosidad inherente del ser humano, llevándolo a un extremo tremendamente retorcido y maravilloso de ver en pantalla. 

la ventana indiscreta hitchcock

Fotograma de La ventana indiscreta (1954)

A parte de ello, una cinta muy difícil y arriesgada de hacer, que solo directores de la talla de Hitchcock podrían haber conseguido ese resultado final. En ningún momento, nos movemos de la localización del personaje de James Stewart. Hitchcock hablaba así de esta obra maestra de su cine: 

«Ahí tenía la posibilidad de hacer un film puramente cinematográfico. Por un lado, tenemos al hombre inmóvil que mira hacia afuera. Es un primer trozo del film. El segundo trozo hace aparecer lo que ve y el tercero muestra su reacción. Esto representa lo que conocemos como la expresión más pura de la idea cinematográfica”.

Vértigo (1958)

Para muchos la obra maestra junto a Psicosis (1960). Una delirante historia de amor que nos habla de las profundas obsesiones de un hombre llamado John Ferguson (interpretado por James Stewart). Es una cinta que es impecable tanto en el aspecto técnico, como en la construcción de su trama y sus personajes. Es uno de esos filmes que deberían ponerse en las escuelas de cine, para enseñar sobre cómo manejar el lenguaje cinematográfico. 

Pese a que esta cinta está considerada como una obra maestra del cine en la actualidad, no tuvo un gran éxito en taquilla cuando se estrenó. Por destacar una escena en concreto de la película, es aquella en la que James Stewart entra en un elegantísimo restaurante donde observa de espaldas a una mujer que se parece mucho a la amada que creía en ese momento haber perdido.

La sutileza del montaje y la dirección de Hitchcock en esta escena es absolutamente magistral. Dice mucho más que si tuviera el diálogo más extenso. Son cosas que las das por echas a veces y son tremendamente difíciles de plasmar en pantalla. Así hablaba Hitchcock de la obsesión delirante del personaje de James Stewart en recrear a su amada Madeleine en Judy: 

“Todos los esfuerzos de James Stewart para recrear la mujer, cinematográficamente son presentados como si intentara desnudarla en vez de vestirla”.

Escena de Vértigo (1958)

Con la muerte en los talones (1959)

Antes de que la mítica saga de James Bond saliera a la luz, Hitchcock ya había realizado la peli más Bond imaginable. Una de las películas de Hitchcock más divertidas y que contó con una mayor producción de lo habitual. Con un carismático Cary Grant, nos adentramos en una historia hilarante en la que el espectador se mete en la piel del protagonista; ya que como sucede con Cary Grant durante la gran parte del metraje, el espectador no sabe lo que está pasando en la pantalla

Con una estupenda Eva Marie Saint, que protagoniza junto a Cary Grant varias de las escenas más emblemáticas de la película. La primera escena del tren es mágica y está espectacularmente rodada; lo que decíamos anteriormente, Hitchcock es capaz de hacer una escena de flirteo, en la que no se diga nada subido de todo verbalmente, pero que se digan de todo mediante el lenguaje no verbal los personajes. 

Cuando Truffaut le hablaba a Hitchcock de la locura que sucede en esta cinta, contó una anécdota muy divertida que tuvo con Cary Grant durante el rodaje: 

“Un día Cary Grant me vino y me dijo: Creo que es un guion espantoso, pues hemos rodado el primer tercio del film, ocurren toda clase de cosas, y no comprendo en absoluto de que se trata”. 

Escena de Con la muerte en los talones (1959)

Psicosis (1960)

Un film que habla por sí solo, que todo el mundo sabe de su existencia sea cinéfilo o no. Esa es la dimensión cultural que tiene esta obra maestra de Alfred Hitchcock, que rompe con la manera de contar un relato tan espeluznante como este. Te sientes inmerso en la historia desde el minuto uno, pero no sabes hacia donde te está llevando el director. No es confusión si no intriga y éxtasis continuo lo que vive uno al ver este largometraje. Si tuviéramos que elegir el mejor plot twist de la historia del cine, probablemente estuviera el de Psicosis (1960) en el primer puesto. 

Escena de Psicosis (1960)

Nos pasamos gran parte de la película pensando que el personaje de Janet Leigh es la protagonista central. De repente, en una de las escenas mejor rodadas y emblemáticas del cine, este personaje muere y todo el público que lo ve por primera vez se queda enmudecido.  

¿Qué está pasando? ¿Cómo que ha muerto la protagonista? Es algo que no llegas a entender. Una historia tremendamente retorcida en la que Anthony Perkins hace una de las interpretaciones más impresionantes jamás vista en el cine. 

Ese primer plano del ojo de Janeth Leigh en la bañera, es uno de los momentos cinematográficos claves del cine tal y como lo conocemos.

Filmografía completa de Hitchcock

  • El jardín de la alegría (1925)
  • El águila de la montaña (1926)
  • El enemigo de las rubias (1927)
  • Declive (1927)
  • Vida alegre (1927)
  • El ring (1927)
  • La esposa del granjero (1928)
  • Champagne (1928)
  • El hombre de la isla de Man (1929)
  • Juno y el pavo real (1930)
  • Asesinato (1930)
  • Juego sucio (1931)
  • Mary (1931)
  • Lo mejor es lo malo conocido (1931)
  • Número diecisiete (1932)
  • Valses de Viena (1934)
  • El hombre que sabía demasiado (1934)
  • 39 escalones (1935)
  • El agente secreto (1936)
  • La mujer solitaria (1936)
  • Inocencia y juventud (1937)
  • Alarma en el expreso (1938)
  • Posada Jamaica (1939)

 

  • Rebeca (1940)
  • Enviado especial (1940)
  • Matrimonio original (1941)
  • Sospecha (1941)
  • Sabotaje (1942)
  • La sombra de una duda (1943)
  • Náufragos (1944)
  • Recuerda (1945)
  • Encadenados (1946)
  • El proceso Paradine (1947)
  • La soga (1948)
  • Atormentada (1949)
  • Pánico en la escena (1950)
  • Extraños en un tren (1951)
  • Yo confieso (1953)

 

  • Crimen perfecto (1954)
  • La ventana indiscreta (1954)
  • Atrapa un ladrón (1955)
  • Pero…¿Quién mató a Harry? (1955)
  • El hombre que sabía demasiado (1956)
  • Falso culpable (1956)
  • Vértigo (1958)
  • Con la muerte en los talones (1959)
  • Psicosis (1960)
  • Los pájaros (1964)
  • Marnie, la ladrona (1964)
  • Cortina rasgada (1966)
  • Topaz (1969)
  • Frenesí (1972)
  • La trama (1976)

Referencias

  • Truffaut, F., Redondo, G. R., Menéndez, A. R., Hurtado, O. J., & Rubio, M. (2011). El cine según Hitchcock (1.a ed.). Madrid, España: Alianza.
  • Gorgot, E. (2014, 23 enero). Quince reglas básicas del cine de Alfred Hitchcock. Recuperado 13 de diciembre de 2020, de https://www.jotdown.es/2014/01/quince-reglas-basicas-del-cine-de-alfred-hitchcock/
  • Alfred Hitchcock: Biografía y filmografía. (2020, 12 agosto). Recuperado 13 de diciembre de 2020, de https://www.alohacriticon.com/cine/actores-y-directores/alfred-hitchcock/
  • Reserved, R. A. S. M. E.-. (2012, 10 marzo). Figuras de cine: Alfred Hitchcock. Recuperado 13 de diciembre de 2020, de https://educomunicacion.es/cineyeducacion/figurashitchcock.htm
  • (2020a, abril 29). 40 años sin Alfred Hitchcock: 8 películas fundamentales para disfrutar su cine. Recuperado 13 de diciembre de 2020, de https://www.infobae.com/cultura/2020/04/29/40-anos-sin-alfred-hitchcock-8-peliculas-fundamentales-para-disfrutar-su-cine/