Crítica de ‘The Prom’ de Ryan Murphy

Corazones Salvajes

Puntuación ⭐⭐⭐✪✪ (3/5)

Los musicales los amas o los odias, no hay término medio. Es justamente lo mismo que sucede con el director de esta nueva producción de Netflix, que no deja indiferente a nadie. Ryan Murphy nos trae en esta ocasión, una celebración de la tolerancia y la diversidad a modo de musical de Broadway; de hecho es un largometraje que se inspira en una obra de Broadway. 

Esta adaptación cinematográfica cuenta con un reparto excepcional, con estrellas de la talla de Meryl Streep, Nicole Kidman o Kerry Washington. No siempre el contar con grandes nombres en una película, es seña de que hay una gran historia detrás (menos con este tipo de musicales, tan propicios en festividades como la época navideña). 

The Prom es una cinta a la que se le ha apedreado por parte de la crítica desde el minuto uno, cosa que es algo injusto a mi modo de ver. Creo que nos hacemos un flaco favor los críticos de cine, cuando de una manera seudo intelectual, nos ponemos a despotricar de todo largometraje que no esté a la altura de ganar la Palma de Oro en Cannes.

The Prom crítica

Póster de The Prom

Volviendo a The Prom, hay que destacar la gran dirección y enfoque que demuestra Ryan Murphy a la hora de llevar a cabo este musical. Los numerosos travellings de cámara que vamos viendo a lo largo de la película, llenan a cada escena de un tremendo dinamismo y de cierto caos controlado. Números musicales con canciones y coreografías bastante interesantes que aunque no llegan a ser excelentes, acaban siendo eficaces. 

Hablando un poco de la historia que se nos cuenta, considero que The Prom es una película que se asemeja de una forma distinta, a otras películas de este año como puede ser Hillbilly, una elegía rural (2020); producciones que tratan temas muy presentes en la actualidad norteamericana y que de un modo u otro, pretenden dar esperanza construyendo, en vez de dividiendo a la sociedad estadounidense.  Aunque en un principio parece abordarse la trama desde un escenario frívolo y lleno de focos por doquier, acaba evolucionando en algo más verdadero y conmovedor. Hay ciertos personajes que al principio del film parecen sacados de una película de Tim Burton; una sensación algo rara e hipnotizante, la que dejan los personajes de Meryl Streep y James Corden nada más empezar la cinta. 

Personajes que denotan mucha superficialidad y narcisismo, que de primeras hacen que te eche para atrás como espectador la cinta. Aunque luego cuando echas la vista atrás, te das cuenta que tiene toda la lógica de que se hayan construido esos personajes de tal modo, ya que lo que se quería reflejar era la burbuja en la que se ven sumergidas ciertas celebridades, que viven ajenas a los problemas del mundo real. Estos personajes van humanizándose con el paso del tiempo, dejando a relucir sus partes más vulnerables y menos glamurosas.

Crítica de The Prom 2020

También recuerda de cierta manera al gran clásico de Billy Wilder, El crepúsculo de los dioses (1950); actores que ven su ocaso muy cerca de ellos e intentan aferrarse de forma vanidosa a la montaña rusa del entretenimiento. Salvando las distancias, esta cinta desarrolla esta condición del estrellato de una forma más optimista que en el otro caso. Aquí los personajes se redimen con su pasado y dejan ese absurdo narcisismo a un lado, para realmente mostrarse tal y como son. 

Porque The Prom va precisamente de mostrarse tal y como somos al mundo, sin filtros de Instagram ni videos en Tik Tok. También se centra en la tolerancia y la empatía que debemos cultivar como sociedad hacia aquellas personas que son diferentes a nosotras. Unas buenas intenciones detrás de una película, no bastan para hacer buena a una película, pero creo firmemente que Ryan Murphy ha conseguido una propuesta musical, bastante disfrutable y con un mensaje bastante contundente y claro. Si es cierto que en algunos pasajes de The Prom, se peca un poco de algunos clichés que hemos visto muchas veces anteriormente en otros musicales. 

No obstante, el filme funciona y consigue que todas las piezas del puzle acaben encajando. La línea narrativa de Meryl Streep y James Corden, me parece que está muy bien desarrollada y que acaba desencadenando en algunas de las escenas  más emocionantes de toda la película. Por otro lado, se podría haber sacado mayor partido de una actriz como lo es Nicole Kidman, que aunque cuenta con varios momentos estelares, su personaje se queda en un segundo plano casi todo el tiempo. 

En definitiva, recomendamos ver esta nueva película que nos brinda Ryan Murphy de la mano de Netflix, que estará disponible en dicha plataforma de streaming a partir del 11 de Diciembre. Una película para reír, bailar, llorar o simplemente pasar un buen rato viéndola estas próximas Navidades. Un largometraje que ningún amante de los musicales se puede perder, en este final de año.

 
Por Dani Jiménez

Deja un comentario