Crítica de ‘Rifkin’s Festival’ 2020 de Woody Allen

Critica de ‘Rifkin's Festival’ de Woody Allen

La devoción de Woody Allen por el séptimo arte

Puntuación ⭐⭐⭐⭐ (4/5)

Rifkin’s Festival es el nuevo largometraje del director neoyorkino más ilustre, Woody Allen. Con un reparto muy variado, que apuesta por actores españoles como es el caso de Elena Anaya, y con actores estadounidenses como Wallace Shawn o Gina Gerhson. Esta nueva película del neoyorquino, se nos presenta como una oda al cine que él siempre ha venerado a lo largo de su densa carrera; referenciando a dos directores en particular, que son Ingmar Bergman y Federico Fellini

Una cinta donde el humor ácido al que nos tiene acostumbrados el director, no falta. Tampoco escatima en introducir elementos narrativos tan predominantes en su filmografía, como pueden ser el existencialismo o el miedo irrefrenable a la muerte. 

En los últimos años, se le ha achacado constantemente a Woody Allen el hecho de haber perdido la capacidad de sorprender y cautivar a la audiencia; siempre ofreciendo un mismo cuadro, de diferente color. 

rifkin festival crítica

Póster de la película

Sin embargo, esta nueva película se parece mucho a la trama que giraba en torno a Midnight in Paris; su última gran película hasta la fecha. En el caso de Midnight in Paris, el director indagaba en la idea nostálgica de un tiempo pasado que jamás uno llegó a vivir. En esta ocasión, ese elemento nostálgico se representa a partir de la memoria fílmica del creador. Es un sueño lúcido, donde el director recrea todo su amor por el séptimo arte. Probablemente, el propio Woody Allen se preguntó a la hora de escribir el guion, que ¿Qué mejor sitio que San Sebastián para exponer sus ensoñaciones cinéfilas? San Sebastián es el Edén en esta película, un lugar que parece estar ajeno a la decrepitud de la metrópolis neoyorkina tan recurrente en su cine.

Por tanto podemos afirmar que esta película muestra una visión idealizada del director frente al medio cinematográfico. Su protagonista rememora constantemente a genios del pasado que llegaron a realizar un trabajo artístico que trascendió al propio medio y a sus propias vidas. Esa verdad, que se esconde tras la desoladora realidad en la que tenemos que vivir. Para directores como Woody Allen, el arte no consiste en mostrar la realidad desde una base superflua, sino la de revelar esa verdad que todos intuimos pero que no somos del todo conscientes. 

Por ejemplo, hay un personaje que es un joven director que llega a ser alabado por el único motivo de haber hecho  películas con una gran carga política o social. Eso para el protagonista del film, son simples banalidades que son parte del circo que los humanos hemos creado en todo a nuestra persona. Los temas importantes y los que la humanidad se ha cuestionado a lo largo de miles de años, son cuestiones relacionadas con nuestro papel en este mundo y el significado de nuestra propia existencia.

Crítica de Rifkin’s Festival (2020)

En cuanto a la trama de esta cinta, no creemos que sea necesario desvelar mucho, ya que tampoco es algo inusual de ver en el cine de Woody Allen; triángulos amorosos, mentiras, deseos… De primeras crees que es otra película que simplemente te deja un buen sabor de boca, porque está escrita por Woody Allen y algo bueno siempre vas a sacar, pero que tampoco llega a convencerte del todo; sin embargo, esta película es la que mejor funciona narrativamente, desde Midnight in Paris

Por otro lado, tenemos que destacar el gran acierto con el reparto de esta película; especialmente con Elena Anaya y Wallace Shawn. La conexión en pantalla que llegan a tener estos dos personajes, es de lo mejor de la película y la que más sonrisas van a sacar a los espectadores. El personaje de Elena Anaya, refleja una complejidad algo contradictoria en el plano emocional, que hace que te enamores al instante. A lo que respecta a Wallace Shawn, destacar la ternura de su personaje y la gran inteligencia actoral de la que dispone este veterano actor. 

La fotografía es otro de los aspectos técnicos en acentuar. La fotografía es digna del paisaje que pretende capturar con cada fotograma. Una San Sebastián que rezuma romanticismo y pasión por cada esquina de sus calles. En definitiva, Rifkin’s Festival es la mejor película del director neoyorkino en muchos años. No solo merece la pena, por haber sido rodada en nuestro país, sino que también te encandila a través de sus personajes y sobre todo por su gran oda al cine clásico. Es una película en donde Woody Allen, ha querido constatar su gran devoción y amor por el arte, que le ha dado todo a lo largo de sus cincuenta años en la industria.

Dani Jiménez

4 comentarios en «Crítica de ‘Rifkin’s Festival’ 2020 de Woody Allen»

  1. Muy buena critica. Que bueno ser participes del estreno de un director que lleva mas de cincuenta años en la instrustria del cine. Gracias por la critica y por observar y escribir aspectos que la mayoria no ve en los films de Woody Allen

    Responder
  2. Me gustaría saber si lo que he visto sobre Rose Budler es un homenaje a Orson Welles, (rosebud). El niño tiene un patinete con ese nombre escrito, al principio, los padres le hablan. Es la clave de ciudadano Kane.

    Responder
      • Me sorprende no ver este detalke en su critica, aubque tampoco lo menciinan otros. Lo de Bergman es evidente y lo escriben, pero lo de rosebud es mas que evidente, igualmente , gracias,

        Responder

Deja un comentario