Crítica ‘Mi nombre es Bagdá’

Critica de ‘Mi nombre es Bagdá’

Un velo de Ilusión, que hace tiempo que cayó

mi nombre es bagda 2020

Póster de la película

Desde Historia del Cine, vamos hablar los próximos días de las películas más relevantes que pasen por el festival Mostra Internacional de Films de Dones de Barcelona, que este año se está llevando a cabo de manera virtual en la plataforma de streaming Filmin, por razones que todos ya sabemos. Esta primera critica, tratara sobre la película brasileña Mi nombre es Bagdá (2020) de la directora Caru Alves de Souza, que recientemente ha sido galardonada con el Gran Premio del Jurado Generation 14plus en el Festival Internacional de Cine de Berlín. 

Lo que se puede decir de primeras, es que es una película que podríamos catalogar como una bocanada de aire fresco, que nos retrata a través de una adolescente, problemas tan actuales como la violencia de género, el futuro sin rumbo al que se enfrenta la juventud de hoy en día o la discriminación hacia la Comunidad LGBTQ. 

La película sigue la vida de Bagdá, una chica “skater” de 17 años que vive en un barrio marginal de la periferia de Sao Paolo. La película aborda la vida de esta chica desde dos planos narrativos, uno que se centra en cotidianeidad familiar del personaje y el otro el que tiene que ver, con sus amistades del mundo del “skate”. 

Nuestra protagonista, vive junto a su madre y sus dos hermanas, en lo que parece una especie de “Mujercitas” que en vez de ambientarse en Estados Unidos a finales del siglo XIX, se ambienta en el Brasil de hoy en día. Por un lado, tenemos a su madre Micheline (Kharina Bhur), una mujer soltera que trabaja en un salón de belleza del barrio junto a una mujer trans y un hombre tremendamente divertido , que padece de un cáncer. Por otro lado, tenemos a las hermanas de la protagonista, la hermana pequeña Bia (Helena Luz) y su otra hermana llamada Joseane (Marie Maymone). El personaje de la hermana pequeña, es de lo mejor de la película. 

La pequeña Bia, le apasiona todo lo relacionado con Marte y los extraterrestres, y su gran sueño es poder ir algún día a Marte. La manera que tiene la película, de mostrarnos a través de la ternura que muestran las hermanas mayores y la madre ante la inocencia de esta niña, es de lo más bello que podemos destacar de la cinta. Más allá de este personaje, las cuatro integrantes de la familia, son el reflejo de mujeres fuertes y valientes, lo que es muy agradable de ver en pantalla, ya que uno se cansa de ver un prototipo de mujer en el cine, frágil y débil. Ni tampoco pretende, mostrarla como víctima ante el hombre, si no que la película muestra mujeres que dan un paso al frente ante las actitudes machistas que sufren a diario, sin un ápice de tolerancia.

Película mi nombre es bagdá

Fotograma de la película.

En cuanto a lo otra parte que  muestra la película, tenemos la trama de las amistades de Bagdá y su pasión por el “skate”. El grupo de amigos de Bagdá, está en su mayoría formado por hombres, lo que hace que ella tenga que demostrar más su valía como “skater”, por el hecho de ser mujer. Uno de los mejores aspectos de esta película, es el hecho de que no muestra a los jóvenes como personas inmaduras o incapaces de pensar por sí mismos.  Al contrario, muestra a jóvenes con personalidad y que son capaces de mostrar su visión de la vida  de manera clara. 

Ellos mismos son conscientes del entorno en el que les ha tocado vivir y que el sistema no cree lo más mínimo en ello. Como se ha mencionado antes, lo bueno de esta película es que no trata de manera forzada, temas delicados, sino que lo hace con una naturalidad pasmosa, desde la cotidianeidad de su trama narrativa.  Por otro lado, el personaje de Bagdá nos muestra una adolescente que no atiende a los cánones de belleza que nos venden particularmente desde  occidente. 

No se interesa lo más mínimo en  construir una imagen sexualizada de ella, si no que pretende desligarse de esa homogeneidad que existe en muchas chicas de su edad, y dedicarse más bien, en mostrarse tal y como es ella como mujer, sin buscar agradar a nadie más que a ella. Por tanto, estamos ante una película tremendamente feminista y rompedora, que desde el día a día de una adolescente de Sao Paolo, nos muestra una realidad que podemos encontrar en cualquier punto de occidente, ya sea Sao Paolo o Madrid.  

En cuanto a los aspectos técnicos, cabe mencionar la buena fotografía de la cinta, que en determinados momentos parece más una especie de “docu-drama” que otra cosa. Las secuencias de “skate” son fabulosas, acompañadas de una banda sonora que va desde la música brasileña al punk británico. En definitiva, es una película que desde Historia del Cine, recomendamos altamente, y que tenéis la oportunidad de visualizar en “Filmin” hasta el 14 de Junio, que es cuando dará fin el festival “Mostra Internacional de Films de Dones”.

 
Por Dani Jiménez

Deja un comentario