Crítica de Kill Boy (2023): reseña y opinión de la película

Puntuación ⭐⭐⭐½✪ (3,5/5)

En un contexto en el que, en los seis meses que llevamos de año, ocho de las diez películas más taquilleras de nuestro país son secuelas o remakes, y en el que la cartelera está inundada de obras insustanciales que siguen fórmulas muy definidas, que aparezca una cinta como Kill Boy (2023) es todo un logro.

Tampoco es que sea excesivamente original, ya que toma decenas de ideas de otras muchas películas de los últimos años, pero es en su desfachatez y en su locura donde reside el mayor interés. Moritz Mohr, en su debut como director, no tiene miedo de lanzarse al vacío, creando secuencias cada vez más locas en una escalada de mucha violencia explícita, desmembramientos, toneladas de sangre y pólvora y, sobre todo, mucho humor negro.

La historia tiene lugar en un futuro distópico en el que la autoritaria familia Van del Koy tiene el control total de la población. Después de que Boy (Bill Skarsgård), un niño mudo, perdiera a su familia cuando era pequeño, ha sido entrenado por un chamán durante años para efectuar su venganza sobre cada uno de los miembros de la familia.

Kill boy opiniones y critica

Cartel de la cinta

Con esta breve sinopsis, que abarca los primeros instantes de la cinta, vienen a la cabeza varias obras que comparten conceptos con esta. La más evidente, ya no solo en argumento sino también en la forma de desarrollar todo con un humor absurdo y exagerado, es Scott Pilgrim contra el mundo (2010). De hecho, el título original de la obra que estamos tratando es Boy Kills World, que se parece aún más a la cinta de Edgar Wright. Tienen como similitud el hecho de que un joven tiene que enfrentarse cada vez a enemigos más poderosos, como si de pantallas o niveles de videojuegos se tratara. También en la forma de retratar la violencia y las peleas de una manera muy física, con un buen uso del sonido, puede recordar a John Wick (2014) o Nadie (2021).

Sin embargo, estas cintas tenían en las peleas coreografías largas sin cortes; esta, en cambio, tiene un montaje bastante más acelerado que por momentos llega a marear, con un estilo más parecido a Monkey Man (2024), la ópera prima de Dev Patel que se estrenó a principios de año. Respecto al montaje, siendo bastante espectacular, especialmente en los momentos de mayor acción, tiene abundantes fallos de raccord, algo que no sorprende si se tiene en cuenta que es la primera película del director y la segunda de su montador, Lucian Barnard.

Tráiler de Kill Boy (2023)

Otro aspecto interesante de la obra es el hecho de que Boy sea mudo. Esto supone un reto en la narración, ya que es difícil desarrollar a un personaje que no articula ninguna palabra. Esto se soluciona con el uso de la voz en off del protagonista, de manera que tenemos acceso a sus pensamientos. Pero también en la forma que tiene de interactuar con el resto de las personas mediante gestos y miradas, consigue transmitir mucho. La entrega de Bill Skarsgård por el papel es total; a nivel interpretativo, entiende muy bien el tono en el que juega la obra, esa fina línea entre la seriedad y la locura absoluta, pero además, físicamente, hace un esfuerzo brutal y expone su espectacular forma física de manera brillante.

En cuanto al desarrollo de la historia, se acaba haciendo un tanto repetitiva y poco original. Tendría un resultado mucho más impactante con una duración más reducida, ya que se va casi a las dos horas. Tiene un par de giros de guion que no funcionan demasiado bien, porque son bastante predecibles e incluso un poco tramposos.

En definitiva, es una película que no trata temas trascendentales ni va a hacer reflexionar al espectador en temas profundos, pero lo que sí es, es un producto de entretenimiento de principio a fin que es imposible que no te haga pasar un buen rato. Ningún estreno en lo que llevamos de año tiene una propuesta tan loca y atrevida como la que hay aquí.

Ficha técnica:

Boy Kills World (2023)

  • Alemania
  • Duración 115 min.
  • Dirección: Moritz Mohr
  • Guion: Arend Remmers, Tyler Burton Smith, Moritz Mohr. Historia: Arend Remmers, Moritz Mohr
  • Música: Ludvig Forssell
  • Dirección de fotografía: Peter Matjasko
  • Productora: Coproducción Alemania-Sudáfrica-Estados Unidos; Nthibah Pictures, Hammerstone Studios, Raimi Productions, Ventaro Film. Distribuidora: Lions Gate Films
  • Género: Acción Thriller

Deja un comentario